La cosecha de girasol avanzó esta semana a buen ritmo en el centro y norte de Santa Fe, pese a dos días de inactividad por lluvias, y se consolidan sus rendimientos en torno de los 23 quintales de promedio, considerados “buenos” por los productores.

De acuerdo con el informe semanal que confeccionan el Ministerio de la Producción de la provincia y la Bolsa de Comercio de Santa Fe, la trilla de girasol concluyó en los departamentos del norte, pese a haber estado detenida un par de jornadas por las precipitaciones.

En tanto, en los departamentos del centro la cosecha llegó esta semana al 65% de avance, mientras que en los distritos del sur del área de estudio las actividades están en un 35% del total de lotes sembrados.

El informe señala que “se consolidaron y mantuvieron los rendimientos promedio, los cuales fluctuaron entre mínimos de 12 quintales por hectárea y máximos de 28 quintales (hay lotes puntuales de hasta 30 quintales)”, lo que consolida hasta el momento los rendimientos en el orden de los 23 quintales para el final de la campaña.

Los cultivares siguieron con problemas de ataque de cotorras y palomas, cuyo alcance fue conociéndose con el avance de la trilla, en una “situación reiterada campaña tras campaña, pero cada vez con mayor impacto”.

En lo que respecta al maíz de primera, continuó a ritmo lento la cosecha en los departamentos General Obligado, Vera y norte de San Javier, con rendimientos que variaron entre los 55 y los 70 quintales por hectárea.

Un 92% del cultivo se encuentra en estado bueno a muy bueno, con lotes excelentes; un 6% en estado regular y un 2 % en estado malo, con sanidad buena, sin presencia de enfermedades ni de plagas.

En las áreas de las cuencas lecheras, el ritmo en el proceso de picado y embolsado para autoconsumo fue constante, y hasta la fecha lo recolectado con ese fin alcanzó el 85% del total sembrado, con muy buena calidad.