Las verdulerías argentinas están vendiendo el kilo de bananas a más de $160, y esta vez no es un conflicto meramente nuestro. En principio, es real que en este momento está en el mercado argentino la banana de mejor calidad, que es la ecuatoriana. Pero queda en poca cantidad y el desabastecimiento levantó los precios.

¿A qué se debe? En diálogo con Radio Campo -por Radio Colonia- Franco Sibilia, presidente de la Cámara Argentina de Banana, explicó que los argentinos consumimos unos 26 millones de cajas de la fruta, y sólo 4 millones se producen en el país (Salta, Formosa y Jujuy). Las otras 22 millones de cajas se importan: el 70% vienen de Ecuador, más del 20% de Bolivia y el resto de Paraguay, Brasil y Colombia.

Sin embargo, en las últimas tres semanas una mezcla de dos conflictos sociales en países de la región complicó las cosas. Las bananas que nos vende Ecuador vienen en barcos por el Pacífico y llegan a los puertos de Chile, donde se desembarcan y hacen tránsito a Argentina. Sin embargo, el conflicto conocido en el país vecino que las recibe hizo que los puertos frenaran sus labores. Entonces, los contenedores que llegaron a ese lugar no pudieron llegar a Argentina. Y hablamos del 70% de las bananas que comemos.

De a poco empezó a volver a funcionar esta dinámica portuaria, pero otros conflictos vinculados al mismo problema general, siguen trayendo complicaciones. Esta semana, por ejemplo, los trabajadores del organismo sanitario nacional chileno hicieron un paro de 48 horas que no permitió certificar esa fruta, por lo tanto tampoco pudo enviarse a Argentina. Por eso sigue el desabastecimiento.

Es que a eso se le suma además el problema post-elecciones en Bolivia. Desde hace también tres semanas Argentina no recibe ese más de 20% de bananas por el conflicto boliviano.

“Cuando entre toda esa producción que va a llegar, bajará el precio, porque ahora la banana que no llegó al país sigue en Chile o en Bolivia, y en algún momento podrá llegar al país. Para entonces, ocurrirá todo lo contrario: habrá sobreoferta y bajará mucho el precio”, concluyó, aunque advierte que deberá esperar a que se resuelvan los problemas de ambos países de la región.