La sanidad, un punto clave en el período de implantación del trigo

Desde TrigAR 2019, el representante de Desarrollo de Mercados de FMC en Córdoba, Gabriel Freire, explica qué puntos son importantes a tener en cuenta para garantizar una buena producción triguera.

A su paso por TrigAR 2019, las firmas desplegaron todo su potencial y le acercaron a los productores nuevas soluciones. En diálogo con Radio Campo estuvo Gabriel Freire, representante de desarrollo de mercados y servicio técnico de la región centro y norte de Córdoba por FMC.

Allí, el especialista puso el foco en lo importante que es la implantación para lograr una muy buena producción de trigo. “Prestarle atención nos puede garantizar que llegaremos a nuestros objetivos”, dijo. Para eso, desde la firma recomiendan una buena sanidad desde el comienzo, y prepararon una amplia paleta para este cultivo, aportando desde la semilla hasta casi la llegada de la cosecha.

“La semilla es muy importante, porque los patógenos se transmiten por ella y terminan repercutiendo en el stand de plantas”, agregó, y advierte que para esta necesidad es que ofrecen un terápico de semillas, que son dos fungicidas con dos principios activos diferentes. La mezcla da una protección para la presión fúngica para enfremedades tanto de la semilla como de la plántula en lo inicios del cultivo.

El miembro de FMC habló también de qué efectos pueden causar los excesos hídricos que ponen hoy en jaque la siembra triguera en el NOA y NEA, y advierte que para analizar la carga fúngica se depende de la humedad, y explica que en zonas anegadas es probable que se vuelva un problema intenso.

Por eso, afirma, una vez que los lotes estén en condiciones de ser sembrados, nuestro primer paso es ver es cuidado de las semillas, es decir, la implantación.

También se refirió a las malezas. Allí, aseguró que con esto se vincula un gran problema en los costos de producción del trigo y otros cultivos. El foco -indica- está en combatirlas. Desde la compañía aportan una solución que ya ganó mercados en Argentina, se trata de un herbicida preemergente para trigo -Finesse-, que ya aplica la mayoría de los productores por “la tranquilidad que da saber que, una vez aplicado bajo las condiciones correctas, su efecto es a largo plazo”.