La soja cayó en el mercado de Chicago mientras que el maíz volvió a subir

La soja cayó en el mercado de Chicago más de US$ 3,5 ante previsiones de una mayor área cultivada con la oleaginosa, mientras que el maíz volvió a subir por séptima sesión consecutiva y se posicionó en precios máximos de hace más de un año.

El contrato de julio de la oleaginosa cayó 1,17% (US$ 3,58) hasta los US$ 302,03 la tonelada, a la vez que el de agosto lo hizo por 1,16% (US$ 3,58) y cerró a US$ 304,51 la tonelada.

A pesar de haber operada gran parte de la sesión con signo positivo debido a los retrasos en la siembra en Estados Unidos, la posibilidad de que la administración de Donald Trump aumente los subsidios a los productores, motivo la baja en su cotización.

Según el Departamento de Agricultura del país norteamericano (USDA), las labores de implantación al 19 de mayo su ubicaba en 19% del área estipulada para el cultivo, mientras que el promedio de los últimos cinco años se posicionaba en 47%.

El cambio de tendencia se dio al conocerse que la administración de Trump “está considerando realizar pagos de US$ 73,5 la tonelada como parte de un paquete de hasta US$ 20.000 millones para compensar las pérdidas de los agricultores estadounidenses por la guerra comercial con China”, informó la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) en su análisis diario sobre Chicago.

“Los contratos de la oleaginosa reaccionaron negativamente a la noticia debido a las preocupaciones de que los productores destinen mayor área a este cultivo, lo que se sumaría a los grandes stocks existentes”, agregó la entidad bursátil.

Sus subproductos acompañaron a la baja del poroto, con una retracción de la harina del 0,68% (US$ 2,2) hasta los US$ 325,5 la tonelada, mientras que el aceite lo hizo por 1,30% (US$ 7,94) para concluir la jornada a US$ 598,32 la tonelada.

Por su parte, el maíz ganó 1,15% (US$ 1,77) y se ubicó en US$ 155,21 la tonelada, debido a que el clima lluvioso y los excesos hídricos en todo el Cinturón Maicero de Estados Unidos impidieron el avance de las tareas de siembra.

Según informó hoy el USDA, a la fecha se ha avanzado sobre 49% del área prevista para la campaña, por debajo del promedio de los últimos cinco años que se ubica en 80%.

“El de este año es el ritmo más lento registrado, basado en datos que se remontan a 1980”, indicó la BCR, al mimso tiempo que advirtió que los pronósticos de “nuevas precipitaciones sobre el área productiva norteamericana le brindan soporte a los precios”.

Por último, el trigo cayó 0,47% (US$ 0,83) y se posicionó en US$ 175,91 la tonelada, como consecuencia de toma de ganancias y ventas técnicas por parte de los fondos de inversión, tras cotizar gran parte de la jornada en terreno positivo debido a que los inconvenientes climáticos compliquen la cosecha de trigo de invierno y la siembra de variedad primaveral.