Repetto dijo que “felizmente no se dieron precipitaciones en exceso, por lo cual tanto para el sector agrícola, en la campaña 2018-2019, como para la actividad ganadera, significó un beneficio?. “Estamos con una superficie sembrada de girasol que es muy buena y de alrededor de 480.000 hectáreas, mientras estimamos que en algodón tendremos cultivadas 180.000 hectáreas, casi un 30 por ciento más que el año pasado”, dijo a modo de ejemplo.

“La humedad del suelo animó a los productores algodoneros a sembrar, sabiendo que se está incrementando el rinde productivo por hectárea y que se mejoró en la eficiencia de las tareas sanitarias sobre el cultivo”, añadió.

El funcionario dijo que “el impulso a la actividad algodonera, como símbolo de la agricultura chaqueña, es una decisión del gobernador, Domingo Peppo, que quiere ver su crecimiento”.

También señaló que se cosechó todo el trigo y que el jueves 22 se realizará el primer remate de un lote en la Bolsa de Cereales de la ciudad de Buenos Aires, a la vez que señaló que “va muy bien el cultivo de la soja de primera”.

Asimismo, remarcó que “en la zona este de la provincia, que es propicia para la actividad ganadera, las lluvias favorecieron a las pasturas naturales e implantadas, por lo que los técnicos y productores estimaron que estamos frente a una situación deseable”.