Después de un largo trabajo, la CAMyA, que nuclea a matarifes y abastecedores de carne, logró que AFIP cumpliera con uno de sus pedidos centrales. Pero los primeros en cuestionar la nueva medida fueron los exportadores desde el consorcio ABC. Ahora, la cámara salió al cruce nuevamente. Sobre eso dialogó con Radio Campo -por Radio Colonia- el vicepresidente, Sergio Pedace.

“Como viene ocurriendo en los últimos tiempos, y en un ejercicio desmedido de su poder económico y de lobby, vemos como uno de los pocos sectores favorecidos en este contexto de recesión económica –encabezados por el Consorcio Exportador ABC- protesta por una medida justa y reclamada por el 85% de la cadena de comercialización y producción de carne vacuna”, dijo.

En efecto, a través de la Resolución General de AFIP 4635 se redujo, de $ 200 a $150 el pago a cuenta que se realiza con la faena. “Lo que no informa sesgadamente ABC es que dicho monto hace pocos días era de $ 100 y había sido aumentado al doble por parte de AFIP, quien luego de analizar los números de la cadena y recibir a todas las entidades del sector, comprendió que este incremento generaba saldos a favor a los contribuyentes”, sostuvo.

En este sentido, manifestó que el ente recaudador comprendió que este incremento podía repercutir en el precio de la carne, en un momento en que la escasez de producto, consecuencia de las exportaciones y el aumento de la mayoría de los costos, hace que el aumento de precios se traslade a las carnicerías y como consecuencia a las familias.

“Mostrando una actitud valorable y contemplativa hacia todo el sector, AFIP retrotrajo parcialmente el aumento, a partir de las demandas y explicaciones de todas las cámaras y asociaciones de la cadena”, dijo. Pero sin embargo, nuevamente quien muestra disconformidad con la medida, es -para Pedace- “el gran favorecido de este proceso, que ignora la realidad económica y social que vive la población argentina y solo quiere ganar más eliminando a los pequeños y medianos competidores”.

“Con su fuerte poder de negociación y lobby, impulsan medidas comerciales, fiscales e impositivas, que no solo tienen consecuencia en los industriales y comerciantes sino fundamentalmente en el aumento de los precios que pagan las familias. Parece extraño que después de tanto esfuerzo y trabajo para corregir los desvíos, disminuir la informalidad y transparentar el sector, los “campeones de la contabilidad creativa” se preocupan por la informalidad”, dijo.