El Semáforo Mensual sobre las Economías Regionales que publica CONINAGRO puso en verde a la lechería en la comparación interanual, lo que refleja un cambio de escenario, en el sentido positivo, que se está dando en la producción láctea.

El indicador es elaborado por el área de Economía de Coninagro, y busca simplificar la complejidad y heterogeneidad de la produción en el campo, reduciéndola a una herramienta visual de análisis. El desafío siempre es combinar lo simple de la reducción a tres colores respecto a lo complejo de la realidad.

Para la entidad, en abril del 2018 la lechería se encontraba con un estancamiento de producción y altos costos, mientras que en marzo de 2019 se destaba una menor producción, con recuperación del precio y sin rentabilidad a mediano plazo. Sin embargo, para abril de este año se consolidan “dos meses de recuperación de precios y un aumento interanual de la producción”.

La visión profunda del OCLA

Más importante es el trabajo del Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (OCLA), que en su análisis de costos regionales de producción de leche estableció, para marzo de 2019, un precio promedio ponderado entre los 30 modelos regionales de costos, de 12,15 pesos pagados al productor, con un costo de produccion de 9,93 pesos, y un precio de equilibrio -que considera el costo total de producción más un costo de oportunidad que se suma al capital promedio operado (5%), que está en el orden de 11,67 pesos. Es decir, lo que cobra el productor está por encima de ese “precio de equilibrio”.
Para simplificar el análisis, el OCLA calcula el promedio ponderado de todas las regiones (10) y de todos los estratos productivos (3 por región) del tambo modal (sistema productivo más frecuente).
Cuando el precio comienza a superar al Costo de Producción, se genera Ingreso al Capital positivo y por ende Rentabilidad. La decisión de evaluar otra alternativa como destino del capital, surge de comparar la tasa de rentabilidad de la producción de leche y la tasa de la inversión alternativa.
Según los datos del OCLA, el Ingreso al Capital generado por el Caso Modal Promedio Ponderado con el Capital Promedio Operado (tierra, animales, maquinarias, bienes de uso y circulante), da una tasa de rentabilidad del 6,8%. La rentabilidad ponderada de las diez regiones por estrato es de 3,0%, 5,8% y 10,3% para el chico, mediano y grande, respectivamente.
La mejora en la rentabilidad se debe fundamentalmente a un incremento interanual del precio de la leche del 99,7% y del costo de producción del 73,5% (Inflación – IPC = 54,7% y Tipo de Cambio = 104,4%). El costo de producción se vincula en diferentes proporciones con esto tres componentes: leche (mano de obra de ordeño y alquileres, por ejemplo), inflación (para algunos bienes y servicios no transables en el exterior) y variación en el dólar (semillas, agroquímicos, fertilizantes, suplementación, tasa de interés, etc.).
La rentabilidad promedio del 1er trimestre de 2019 fue del 3,20% y la del 1er trimestre del año anterior fue del 0,48%. El dato sobresaliente es que si la rentabilidad puede proyectarse en el tiempo, los productores podrán comenzar a evaluar la posibilidad de aplicar inversiones en sus establecimientos, que le permitan mantener niveles de eficiencia aceptables para seguir produciendo en las mejores condiciones y enfrentar las eventualidades de la maltrecha economía argentina con mejores condiciones.
Esta situación, en el mes de abril puede ser similar, en virtud de los precios que se negocian para este mes. Para mayo (donde probablemente la producción comience a recuperarse en forma más sostenida) dependerá por un lado si los precios de la leche comienzan a desacelerar su crecimiento estacional, cómo se mueva el índice inflacionario y sobre todo el tipo de cambio que al momento de elaborar el presente informe, presenta subas importantes. Es fundamental que los niveles de rentabilidad del sector primario se sostengan en el tiempo, en tasas similares a las actuales, para recomponer los resultados extremadamente adversos que enfrentó el eslabón primario en los últimos tiempos.
“Si suponemos una tasa de rentabilidad exigida al capital del 5%, se debería generar un Ingreso Neto de $ 13.855/ha./año ($ 185.000 mensuales sobre la superficie considerada), que dividido por los 7.950 litros de leche de productividad promedio, deberían generar un ingreso neto unitario de $ 1,74/litro de leche. Por lo tanto el Precio de Equilibrio sería en este supuesto de $ 11,67/litro de leche ($ 9,93 de Costo Total + $ 1,74 de Rentabilidad al Capital), unos US$ 0,29/litro”, concluye el organismo.

Aclaración metodológica

El organismo aclaró que “a partir del mes de febrero de 2019, los costos de producción de leche se estiman empleando los modelos productivos definidos en el año 2016, actualizados y validados durante el segundo semestre del año 2018, mediante talleres llevados a cabo en cada cuenca lechera según provincia con referentes técnicos del sector. En todos los casos, se procuró que los resultados obtenidos fueran sobre la base de modalidades de producción predominantes en cada cuenca (en condiciones normales)”.
Por lo tanto, las diferencias observables entre los costos de febrero 2019 –basados en modelos actualizados- y los costos de enero 2019 –basados en modelos iniciales- son producto del efecto combinado de i) variación mensual de precios y ii) cambios en la estructura de los modelos.
“En algunos modelos, el efecto de la actualización produjo una baja en los costos por mejoras en los niveles de reposición y en la productividad del rodeo. En otros casos, la actualización de modelos generó mayores costos de producción por cambios en la relación superficie arrendada/ propia, mano de obra y productividad del rodeo, entre otros. En ambas situaciones el efecto final sobre el costo del litro de leche, fue neutralizado o potenciado por la variación de precios mensual”, finalizó el informe.