Es tendencia en tragos, bebidas sin alcohol, alimentos, mix frutales, y muchas otras formas de consumo. Maracuyá fue la fruta elegida por Claudio Sabsay el último fin de semana en Palabra de Campo -por Radio 10-. El especialista en agroalimentos cuenta todo sobre esta fruta ovoide que tiene grandes beneficios para la salud.

Las frutas tropicales como esta tienen un gran crecimiento hoy por hoy, sobre todo en los países desarrollados. En el caso del maracuyá, se incorpora como atractivo que mueve la demanda no sólo el uso medicinal que se le da, sino también su ventaja para funcionar como un energizante y adelgazante natural.

Uno de los problemas que traba su comercio internacional es que por la zona y la planta que la producen, hay mucha variabilidad en los índices productivos de una cosecha a la otra. Esto trajo inconvenientes porque también varía el precio en función de eso.

La producción mundial superaría hoy el 1,5 millón de toneladas. El principal productor es Brasil, aunque su consumo interno es tan importante que participa muy poco en el mercado internacional. Los más importantes son países de América Latina: además de Brasil, también Ecuador, Colombia y Perú. Entre todos, producen el 90% del volumen mundial. Sin embargo, también empezó a generarse en países como Sudáfrica, Nueva Guinea, Australia e incluso Hawaii.

Un aliado para la salud

Sabsay explica que tiene grandes cantidades de vitamina A y C, y minerales como potasio, calcio, hierro, además de carbohidratos, antioxidantes y fibra. Dentro de sus mayores beneficios se destacan los siguientes: ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares, mejora la digestión, favorece la recuperación de tejidos, ayuda a prevenir el cáncer, colabora para fortalecer los huesos del cuerpo.

También, dijo, alivia los síntomas del asma, ayuda a reducir el colesterol malo, permite dormir mejor por sus cualidades relajantes, previene enfermedades respiratorias, ayuda a bajar de peso por contener mucho líquido, previene la anemia, equilibra niveles de azúcar o glucemia en sangre. Y todo eso, sumado a un sabor exquisito que mezcla perfectamente lo dulce con lo agrio, la vuelve una alternativa que el mundo busca.