Marcos Rodrigué, intendente de Inriville: “El campo no se benefició con el Gobierno y ya no es competitivo”

El mandatario de esa localidad cordobesa habló con Radio Campo acerca de la coyuntura, la crisis económica, política y social, y cómo eso tiene impacto en la producción agropecuaria.

La crisis se siente en diferentes puntos del país de formas distintas. Sin embargo, nadie escapa de sus efectos. Para conocer cómo se vive desde una localidad cordobesa la coyuntura y cómo viene afectando en la producción local, Radio Campo -por Radio Colonia- habló con Marcos Rodrigué, intendente de Inriville.

El mandatario cordobés advierte que, tal como en todas partes, allí la crisis se vive “mal”. Para él, todos los argentinos están intentando sacar provecho propio de esta situación económica, política y social, y cómo obtener ventaja sobre los demás.

“Nadie piensa en el mal que le causamos de esa forma al país, y es una actitud que me preocupa y preocupa a los que hacemos todo por tratar de ver cómo salimos de esta situación de la mejor manera posible”, dijo.

Ya escapa a los partidos políticos, explica, y argumenta que, de asumir Alberto Fernández en diciembre, se encontrará con un “despiole fenomenal” y no tendrá muchas herramientas para hacer frente a esto. De hecho, indica, nota preocupado al principal candidato opositor.

Los municipios, sostuvo, en algunos casos -como el de su localidad- aún pagan sueldos y mantienen sus cuentas, pero en otros están endeudados y no han podido todavía pagar, por ejemplo, los aguinaldos, con una situación bastante más compleja.

En esa línea, advierte que los productores agropecuarios están “apretadísimos” y preocupados por lo que pueda pasar después del 10 de diciembre, gane quien gane. Es que, según su perspectiva, el productor “es básico”, en el sentido de que, aún en este panorama siembra, cosecha y sigue produciendo.

“Con condiciones dadas, si hay tecnología el productor está dispuesto a implementarla, si tiene con qué, también cambiará máquinas o vehículos, pero la realidad es que hoy no lo veo competitivo al sector en general, y no se ha beneficiado con este Gobierno”, dijo.

Para Rodrigué, la devaluación lo complicó en muchos aspectos por la adquisisión de insumos dolarizados, sostiene, y reafirma que no ve al campo como un sector competitivo hoy, aunque sí muy expectante de lo que pueda pasar con el próximo Gobierno.