Más de 600 productores se reunieron para accionar en conjunto contra la prohibición de fitosanitarios

Dialogó con Radio Campo Mariela Galinger, la presidente de la filial de Federación Agraria en Crespo, Entre Ríos, y explicó las principales causas y lo que podría pasar con este problema.

La semana pasada unos 600 productores de Crespo, Entre Ríos, y la zona, se reunieron en esa localidad en una convocatoria hecha desde las bases por la necesidad urgente de revertir el fallo que establece distancias para la aplicación de fitosanitarios.

Desde allí, dialogó con Radio Campo -por Radio Colonia- Mariela Galinger, presidente de la filial de Federación Agraria Argentina en Crespo, que explicó que los mil metros contemplados para las escuelas rurales incluyen, por ejemplo, una aldea cerca de esa localidad donde hay once productores que son afectados en su totalidad.

Galinger indica que no son sólo grandes extensiones de mil hectáreas de las cuales sólo afecta unas 300, sino que hay productores de 60, 70 o 30 hectáreas y están prohibidos de producir en su totalidad. Ahora empieza a entrar una enorme preocupación y angustia por tener que atender esta prioridad de poder producir que tenemos para seguir en el campo, dijo.

Por eso es que convocaron a todos los actores de la producción, porque está involucrado el productor pero también el vendedor, el Ingeniero Agrónomo, el colegio que los nuclea, el INTA, Aapresid, y muchos otros actores.

El decreto que emita el Ejecutivo será un paliativo para dar respuesta al fallo y liberar las aplicaciones, pero eso es pan para hoy y hambre para mañana, porque después habrá que trabajar con los legisladores”, agregó.

Ahí estuvieron invitados los legisladores, le llevaron la convocatoria a cada uno de los 34 diputados y los 17 senadores, que esperaban les pudiesen contar qué están haciendo, qué propuestas tienen o qué necesitan de los productores para poder elaborar el proyecto, si es que lo están haciendo.

Quienes también estuvieron fueron algunas maestras rurales, porque en el último tiempo se entregaron muchas notas al fiscal general de la provincia en las que las mismas maestras explican que no hay ningún problema entre la educación rural y la producción, que “jamás han tenido problemas con esos niños, que son hijos de los padres que con la producción y el trabajo en las cooperadoras, mantienen esas escuelas en pie”, concluyó.