La macroeconomía desordenada e inestable, una alta presión impositiva que no ha bajado sino todo lo contrario en los últimos años, tasas que hacen imposible el acceso a financiamiento y ahora el cepo, son los principales problemas para los productores, al menos en La Pampa y Buenos Aires.

Así lo asegura Matías de Velazco, presidente de CARBAP, la entidad que nuclea a productores de ambas provincias, que hace un análisis de qué esperan y qué puede venirse en materia de políticas agropecuarias con dos nuevas gestiones por delante: la de Alberto Fernández como Presidente y la de Axel Kicillof como gobernador bonaerense.

En su charla con Radio Campo -por Radio Colonia- el dirigente admitió que fue el propio Axel Kicillof quien les garantizó que habrá diálogo permanente. “Eso nos da tranquilidad”, indicó, porque en caso de que tomen medidas que no beneficien o incluso perjudiquen al agro bonaerense, saben que tienen la posibilidad de exponerlo a las autoridades y que hasta podrían ir corrigiendo el rumbo.

Además, de Velazco advierte que este diálogo podrá atender a una nueva necesidad de construir nexos con el Gobierno nacional para solucionar esos problemas que no podrá resolver un gobernador, como todos los vinculados a la economía y mencionados al inicio de la charla.

El presidente de CARBAP insiste en que el nuevo equipo de Gobierno es algo hermético en las ideas o propuestas económicas, y si bien sabe que se volverá a hablar de “herencia recibida”, sostiene que ese es un recurso que se puede mantener por seis o siete meses, pero que después las decisiones de la nueva administración empezarán a tomar peso y responsabilidad propios.

Respecto de las retenciones, conflicto inicial que llevó al campo a enemistarse con el kirchnerismo desde 2008, llama a mirar más allá del derecho a la exportación en sí, y propone analizar si el Gobierno entrante muestra una actitud positiva y sostiene el buen diálogo: “En la medida que las soluciones no aparezcan y si vemos que dan otra vez la misma película, que incluye problemas para la comercialización, para la exportación, por los cupos, y otros, ahí sí les manifestaremos nuestras diferencias”, adelantó.

Por último, Matías de Velazco es firme al reflexionar que no le conviene al campo estar peleado con el Estado ni al Estado estar enemistado con el campo, y si bien no tiene precisiones sobre cómo podría conformarse el equipo del Ministerio de Agroindustria en Buenos Aires, confirma lo que Agrolink adelantaba hace algunas semanas: Javier Rodríguez es uno de los nombres con fuerza para ocupar ese lugar. “Estuvimos en contacto con él, es una persona con la que se puede dialogar, siempre hemos mantenido buen trato y esperamos que siga siendo así”, concluyó.