Las modificaciones realizadas por el CFI, a solicitud del Ministerio, incluyen la eliminación del tope máximo de 250 vacas para el acceso a la línea en el caso de que los fondos sean destinados al manejo de efluentes en los tambos, poniendo de esta manera a disposición de los tamberos bonaerenses una herramienta financiera que facilitará su ingreso al proyecto de uso agronómico de los purines de tambo presentado recientemente por el gobierno provincial. Por otra parte, se elevan significativamente los montos máximos prestables, pasando en el caso de los tambos de mayor escala  de 2,5 a 4 millones de pesos por productor.
La línea mantiene las condiciones de plazo – hasta seis años con 18 meses de gracia- y la frecuencia de amortización mensual o trimestral, con una tasa variable que se ubica al 1° de marzo en el 23,94% anual. La guía publicada por el CFI aclara también que en ningún caso la tasa podrá exceder el 30% anual.
Al referirse a esta adecuación de la línea a las necesidades de los productores tamberos, el Ministro Leonardo Sarquís destacó el esfuerzo realizado por el gobierno de María Eugenia Vidal, “que en momentos difíciles ha decidido apoyar decididamente a un sector, como el tambero, que viene de atravesar un año sumamente complicado. La posibilidad de otorgar financiamiento a una actividad que necesita volver a invertir para tecnificarse y crecer ha impulsado esta importante decisión en beneficio de nuestros tamberos, atendiendo al pedido elevado por sus representantes en el ámbito de la Mesa lechera provincial”, concluyó.