Miles de personas se movilizaron el sábado en Berlín en reclamo de un sector agrícola sustentable que proteja a los productores, a los consumidores y también al medio ambiente.

Según los organizadores, participaron de la movilización 27.000 personas que cruzaron sin incidentes el centro de la capital alemana, coincidiendo con la Semana Verde, la mayor feria agropecuaria del mundo, que arrancó esta semana en Berlín.

Los mensajes de la iniciativa iban desde los que exigían subvenciones sólo para los productos orgánicos, hasta los que instaban a una mayor protección de la biodiversidad, reportó la agencia de noticias EFE.

También se destacaban pancartas críticas al acuerdo comercial de la Unión Europea (UE) con el Mercosur, porque consideran que puede entrar en el mercado común carne de ternera barata que ponga en peligro la subsistencia de los productores locales.

Christian Rollmann, portavoz de los organizadores, lamentó que “desde hace años” la política agraria alemana está guiada por los intereses de la gran industria agropecuaria.

Los organizadores también responsabilizan al Gobierno alemán de las 130.000 pequeñas granjas que cerraron desde 2005.

“Con esta manifestación demostramos de nuevo que hay un gran movimiento social que quiere otra política agraria”, aseguró, por su parte, el presidente de Los Verdes, Robert Habeck.

A su juicio, el Gobierno alemán debe acabar con los “precios de dumping”, la matanza masiva de pollos macho y la castración de lechones sin anestesia.

También consideró necesario etiquetar los productos de origen animal, indicando si se ha respetado el bienestar de los animales.