Como cada semana, el médico veterinario Marcelo Zysman explicó en Palabra de Campo -por Radio 10- algunas de las cuestiones vinculadas a esa profesión y particularidades del trato con los animales. En este caso, abordó un tema sensible: el maltrato animal en los festivales de doma y folclore del país.

“Los circos ya no pueden tener animales, los zoológicos se están transformando en ecoparques o hasta en centros de investigación, algo similar pasará a corto plazo con los acuarios, pero mientras toda esta tendencia crece, todavía hay restos de maltrato animal”, dice el especialista.

Así se introduce en una costumbre tierras adentro de la Argentina: las jineteadas. “Ahí los animales son especialmente preparados y estimulados para corcovear hasta rendirse. En lo personal, lo creo una crueldad absoluta, porque nada bueno sale de eso”.

El especialista insiste en que “preparan a los animales para ser reacios al contacto, se suelen poner en marcha prácticas previas para lograrlo, e instancias en las que el animal no la pasa para nada bien”. En estos actos, dice, se mezclan prácticas casi de tortura con tradición nacional.

¿Cómo podría cambiar? “Podría diferenciarse la parada el gaucho con su caballo mediante algún acto de agilidad, demostrando cómo corre o destacando virtudes, y no generando un rechazo extremo que va en contra de lo que el animal naturalmente siente”, advierte.

“Lo que hacen es obligar a los animales a ser malos, por eso es importante que ya no se concurra a estos eventos, porque es la única manera de cortar este ciclo y que pase a ser una actividad donde se pueda mostrar la versatilidad del jinete y las aptitudes del equino en un marco de buen trato”, concluyó.