Obtienen el segundo coriandro nacional: Quique INTA

La nueva variedad se destaca por su adaptación a la región pampeana, buena sanidad y altos rendimientos. Esta hierba de aroma intenso es ideal para embutidos, licorería y cosmética con propiedades benéficas para la salud. Daniel Aprile conversó en #PalabraDeCampo con Pedro Ibáñez, quien nos acercó toda la información.

Originario del Mediterráneo europeo, norte de África y Asia, el coriandro o cilantro es el principal cultivo aromático de exportación de la Argentina con destino a Brasil, Chile, México, Reino Unido y Sudáfrica. En este contexto, técnicos del INTA San Pedro, Buenos Aires, desarrollaron la segunda variedad nacional –después de Wenceslao INTA– adaptada a la región pampeana, buena sanidad y altos rendimientos.

Ignacio Paunero, obtentor de la variedad y técnico del INTA San Pedro, detalló que la nueva variedad surge a partir del cruzamiento de un cultivar de origen francés, otro norteamericano y el argentino Wenceslao INTA, obtenido en 2007.

“Tiene un ciclo de cultivo más largo, plantas de mayor altura y granos más pequeños, respecto al cultivar Wenceslao INTA con el que fue contrastado”, reconoció, al tiempo que indicó que presentan rendimientos similares superiores a los 3.000 kilogramos por hectárea.

Además, el referente de aromáticas del INTA ponderó al cultivo de invierno y lo consideró “una alternativa al trigo en la región pampeana que puede rotar con soja o maíz de segunda en el mismo año, contribuyendo a la diversificación de las economías regionales”.

“Esta nueva variedad es el resultado de siete años de investigaciones que implicaron un proceso de selección masal, de multiplicación en condiciones de aislamiento, seguido de ensayos comparativos de rendimientos en parcelas ubicadas en las localidades bonaerenses de San Pedro y Luján, además de Paraná en Entre Ríos”, detalló Paunero.

Y agregó: “En 2016 y 2017 verificamos la estabilidad del material y realizamos el descriptor para luego inscribirlo mediante la Resolución 48/2018 del INASE.

Quique INTA, al detalle

En cuanto a sus características morfológicas del cultivar de Coriandrum sativum L. (Apiaceae), Paunero especificó que la planta tiene un porte erecto de 105 a 156 centímetros de altura, con crecimiento determinado y ramificaciones primarias surgiendo de los nudos intermedios a floración.

Presenta hojas de posición media con formas intermedias entre las basales y las distales, 5 a 7 foliadas con una longitud total de la inflorescencia 2,8 a 10,7 centímetros. Sus flores son de color blanco y los frutos presentan 10 costillas primarias poco notables de aspecto rugoso y 10 secundarias alternas con las primarias, más prominentes.

Por su parte, presenta dos semillas por fruto, lo que implica un peso de 9,5 gramos cada mil semillas de grano entero con un 0,4 % en granos de aceites esenciales.

Coriando, una hierba de múltiples usos

Se trata de una hierba de aroma cítrico, mentolado, intenso y penetrante con propiedades benéficas para la salud como antinflamatoria, diurética y antiséptica, entre otras. Si bien no es muy conocido por el común de la gente, se lo menciona desde tiempos remotos con ciertas menciones en La Biblia.

De acuerdo con Paunero, existen dos tipos de coriandro: el tipo ‘marroquí’ para cosecha de grano, que es el más utilizado en nuestro país y el tipo ‘ruso’ para la obtención del aceite esencial, de escaso desarrollo en la Argentina.

En cuanto a los granos de coriandro, especificó que son utilizados en la industria alimenticia para la preparación de especies compuestas, como el caso del polvo curry que contiene entre 40 y 60 % de coriandro. También, en la elaboración de embutidos, en licorería, cosmética y perfumería, entre otras, mientras que en la cocina chilena y peruana se consumen las hojas en fresco.