Neuquén, empaque de peras y manzanas. Imágenes de descarga de fruta, selección, y empaque de fruta. Maquinarias en funcionamiento.

Con la idea de unir a todos los fruticultores, se formó “Frutas de Argentina”, pensando en ocuparse de los temas que afectan a la actividad en cada provincia. “Sufrimos lo mismo, trabajamos de la misma forma”, comentaba en diálogo con Radio Campo -por Radio Colonia- el Presidente de CAFI, Agustín Argibay,

A la vez, el dirigente mencionaba algunas de las características y problemas de este sector: “Son trabajos intensivos, estacionales, y atraviesan una serie de dificultades que nos llevan a trabajar en conjunto, por eso tuvimos una excelente reunión con el ministro de Producción, Dante Sica, que conoce y comprende la situación y nos ayudará a resolverla”, dijo.

En ese sentido, agregó que están contentos de poder trabajar con el Gobierno nacional, y adelantó que intentarán imitar el modelo peruano de impulso a las exportaciones. Esencialmente, este se basa en bajar impuestos y crear condiciones de infraestructura, para que realmente las exportaciones puedan -como allí- multiplicarse por 5 o por 10 en algunos casos.

Además, contó que están avanzando en Perú enormemente en todas las variedades de frutas, con un plan que fue de “éxito extraordinario”. Para él, es fundamental que Argentina vaya hacia el mismo camino: “Bajar impuestos, pero para eso primero habrá que bajar el gasto”.

El titular de la Cámara Argentina de Fruticultores Integrados habló también acerca de la política y recordó que “el Gobierno agarró una brasa caliente con la que ha hecho lo que pudo”. Así, dijo que cree que el país ha avanzado enormemente en los últimos cuatro años, y considera necesario seguir en esta línea.

“Vamos a salir adelante porque hay que crecer y abrir mercados en diferentes partes del mundo”, decía el dirigente, que celebra los avances en apertura y reapertura de destinos para la exportación del último tiempo.

Sobre el final, recordó lo que pasaba el sector durante el Gobierno de los Kirchner:Fue un desastre, fue una etapa terrible en la que trabajamos con el dólar a mitad de su valor, cobrabamos las exportaciones a ocho pesos y pagabamos los insumos a quince, eso fue lamentable y no deseamos que vuelva a pasar”.