Tres horas duró la reunión entre el ministro de Agricultura de la Nación, Luis Basterra, y los productores del NOA y NEA nucleados en su Mesa Regional y en Apronor. Había dos objetivos: por un lado, presentar un documento que refleje concretamente la realidad de esos productores, y por el otro, conseguir una diferenciación en las retenciones que responda a esas necesidades regionales.

Sin embargo, sólo pudieron cumplir uno. La presentación de los argumentos y del contexto del norte se llevó a cabo sin mayores problemas, con un video que empezaba recopilando las palabras del Presidente en la Asamblea Legislativa, en las que mencionaba la necesidad de “igualdad territorial”, y posteriores menciones del propio Basterra a la “equidad territorial”. Para lograrla, le plantearon, estos reclamos deberían encontrar respuestas.

Pero la segunda meta parece todavía estar lejos. Según contaba en diálogo exclusivo con Radio Campo -por Radio Colonia- el vicepresidente de Apronor, Roberto Palomo, tenían expectativas de conseguir la diferenciación de retenciones para una región que no sólo sufre el aumento impositivo sino un aumento de la problemática de malezas y la sequía que hizo que no se pudiera terminar de sembrar y que genera dudas sobre cuán comprometido está lo que sí se sembró.

Es que en la reunión -extensa- le mostraron todos los argumentos económicos, sociales y ambientales del pedido. “Nos dijo que no pudo conseguir la diferenciación y que, en realidad, todavía no pudo reunirse con autoridades del Ministerio de Economía para plantearlo. Nosotros pensamos que ya intuye que no hay posibilidades de lograrlo”, afirmó.

De todas maneras, asegura que el trato es más que cordial y que están conformes con las formas y los encuentros que mantienen con el ministro Basterra, que les prometió seguir gestionando este pedido, aunque no les generó ningún tipo de expectativas ni de plazo para confirmarlo. “Nos volvemos con las manos vacías”, señala.

Si bien admite que “el ministro conoce bien la región del NOA y NEA, sabe de la situación que pasamos y nunca la puso en duda, nos aclara que es una cuestión de falta de recursos para atender nuestro reclamo”, afirma Palomo, que sostiene que “pensamos que tendría más peso del que tiene para gestionar algún aliciente”.

Ante ese panorama, el vicepresidente de Apronor insistió en que la sensación después del encuentro es de “decepción”, porque esperaban irse al menos con la expectativa de una posibilidad de tratamiento del reclamo. Sin embargo, la vuelta al norte fue sin mayores novedades.