El pepino es un cultivo tan diverso como antiguo: tiene más de 850 variedades y es oriundo de la India. Su origen se remite a unos 3.000 años atrás, y aunque comenzó a producirse en ese país, se fue extendiendo luego a Grecia, Roma, y finalmente, mucho después, llegó a China. 

Los romanos lo extendieron por toda europa y los españoles lo trajeron a América en la conquista. Así lo contaba el especialista en agroalimentos y columnista Claudio Sabsay en diálogo con Palabra de Campo -por Radio 10-. 

Actualmente se cultivan 80 millones de toneladas con una tasa de crecimiento que, al menos en China, supera el 10% anual desde hace ya más de 20 años. De esos 80 millones de toneladas, unos 50 los produce el gigante asiático. En segundo lugar está Irán, con 2,5 millones de toneladas, en tercero Turquía, con 1,8 millones, y le sigue Rusia con 1,2 millones. 

El comercio internacional está hoy en el orden de 1,5 millones de toneladas. La mayor parte se vende en los mercados internos de los países productores, pero mueve igualmente unos 900 millones de dólares. 

Los tres principales exportadores concentran el 72% del total: en primer lugar está México, que provee a EEUU, en segundo España, con 23% y en tercer lugar Holanda con 21%. Del lado de los importadores, hay dos países que compran el 60% del total: Alemania y Estados Unidos.