En medio de la cuarentena obligatoria y al filo de un nuevo fin de semana, se conoció la noticia de que finalmente es el correntino José “Pitín” Ruiz Aragón quien reemplace a Atilio Benedetti en la presidencia de la Comisión de Agricultura y Ganadería de la Cámara de Diputados. Agrolink pudo dialogar en exclusiva con el legislador del Frente de Todos para conocer su mirada sobre los principales temas de los que habla el agro en el ámbito del Congreso.

Se ríe ante quienes aseguran que “La Cámpora llegó a la comisión de Agricultura”. En definitiva, dice, “soy militante de la organización y un dirigente político más de Corrientes”. Para él, la prioridad en este nuevo rol y alineado a Luis Basterra, ministro de Agricultura actual y uno de sus “maestros” en la labor legislativa y en el abordaje de las cuestiones agropecuarias.

“Nuestra línea de trabajo será empezar de abajo para arriba. En cada discusión vamos a defender primero a los pequeños y medianos productores y recién después contemplar a los más grandes, que son parte de nuestra economía nacional, que aportan un montón y son súper valorables, pero no por cuidarlos podemos tirar por la ventana a los más chicos”, asegura, y aclara que “el mismo criterio se aplica en las políticas de agro del Gobierno de Alberto y Cristina y bajo la dirección de Luis Basterra en Agricultura”.

Se define a sí mismo y al equipo de agro del Gobierno nacional como “dirigentes políticos que están dispuestos a escuchar a todo el mundo”. Por eso, asegura que le “encantaría” que “los grandes productores, la Federación Agraria y la Sociedad Rural escuchen que la persona que está a cargo de esta comisión no es para nada una persona cerrada”.

Me encantaría conocerlos, escucharlos, intercambiar con ellos. Estoy absolutamente convencido de que el país lo vamos a poner de pie entre todos, y ese todos incluye a ese sector como trascendental para la economía e importante en cada discusión. Sin embargo, hay que entender siempre el contexto social y que hay mucha gente sin acceso a comida ni fuente de trabajo en Argentina, por lo que tenemos la obligación de buscar un equilibrio entre el desarrollo social de esa gente que hoy está fuera del sistema y la rentabilidad de las grandes empresas del campo”, sostiene.

Para él, una de las claves en este nuevo mandato es que “el Estado vuelva a poner la atención sobre la agricultura familiar y los pequeños productores, que han sido el sector más desprotegido durante los 4 años del Gobierno de Macri”.

Ley de semillas

Es definitivamente el mayor debate que ha dado el agro hacia adentro de las comisiones del ámbito legislativo, sobre todo el último año. Estuvo cerca de llegar al recinto, pero volvió a perder estado parlamentario. De un Atilio Benedetti (presidente de la Comisión hasta 2019) que creía “urgente y necesaria” la actualización de Ley de Semillas, hasta hoy, las cosas parecen haber cambiado. “Pitín” Ruiz Aragón remarca, por el contrario, que siempre sostuvo que “esta Ley buscaba favorecer a Bayer, Monsanto y los grandes semilleros”.

“Siempre tuvimos una oposición férrea al proyecto que tuvo dictamen de comisiones, sabíamos que en contexto de un Gobierno como el de Macri, que restringía derechos, sancionar una ley así abriría la puerta para la catástrofe de la privatización directa de las semillas y la vida. Sostenemos esa postura y, al menos mientras nosotros estemos, esa Ley no va a salir, porque busca concentrar, o como dicen las organizaciones campesinas, busca patentar la vida”, manifiesta.

Retenciones

Las retenciones son, para él, “una discusión profundamente política”. El titular de la comisión de Agricultura de la Cámara Baja insiste en que “a partir del descalabro que hizo Mauricio Macri en la economía, necesitamos reordenar ese esquema y significa tomar algunas decisiones que son estrictamente políticas”. Una de ellas, explica, es la suba de retenciones: “El esquema que se aplicó es inteligentísimo, bien segmentado y contempla las necesidades de cada uno de los sectores del agro”.

Escuchá la nota completa: