El último viernes, el Gobierno nacional emitía un decreto que establecía “aislamiento social, preventivo y obligatorio” en todo el país y prohibía circular, pero en su artículo 6 detallaba algunos servicios “esenciales” que estarían excluidos de esta prohibición. Entre ellos (incisos 12 y 13) estaban “la industria de la alimentación, su cadena productiva e insumos” y “actividades vinculadas con la producción, distribución y comercialización agropecuaria y de pesca”. Entonces, el campo sigue circulando.

Sin embargo, así como cada uno de los sectores excluidos de esta norma, debe poder certificar que lo es ante las autoridades que se lo requieran en las calles/rutas de sus localidades. Recién en el comienzo de la semana se aclaró qué necesita un productor, contratista, asesor, veterinario, agrónomo o trabajador rural para circular sin correr riesgo de ser detenido por incumplir la cuarentena para prevenir mayor contagio de COVID-19 o Coronavirus.

En Radiocampo -por Radio Colonia- se detalló cómo es en cada provincia productiva y qué está pasando con esos controles. Las provincias que salieron más rápido a dar tranquilidad al campo fueron Córdoba y Corrientes, ambas establecieron un modelo de Declaración Jurada en la que el productor pone todos sus datos, el número de Renspa (u otros registros de Senasa correspondientes) que certifique que está inscripto, y hasta permite autorizar a un trabajador, asesor o contratista como tercero que puede circular para llegar a hacer su trabajo al campo.

En otros casos, como en Buenos Aires y Santa Fe, aclararon sobre el último tramo del fin de semana que no es necesaria ninguna documentación especial que los acredite como productores, sino que deben poder mostrar a las autoridades su registro correspondiente (Renspa para productores agropecuarios o frutihortícolas, Renaf para agricultores familiares, matrícula al día para agrónomos y veterinarios, inscripción de prestador de servicios ante AFIP en el caso de los contratistas, libreta de Trabajo Rural de RENATRE para los trabajadores). El Ministerio de Desarrollo Agrario de Buenos Aires abrió, de hecho, líneas de contacto exclusivas para atender consultas durante y con motivo de la cuarentena por COVID-19 (mail: consultas.covid19@maa.gba.gob.ar y Whatsapp: +54 9 221 525-3173). En Santa Fe, aclararon, se puede pedir la constancia de inscripción al Registro Único de Producciones Primarias (RUPP) del Ministerio de Producción, Ciencia y Tecnología de la Provincia.

Para el caso de Entre Ríos, sin determinaciones ni aclaraciones del Gobierno provincial, los productores y actores vinculados a la producción de alimentos también utilizan hoy por hoy, y sin inconvenientes aparentes, los registros que corresponda otorgados por Senasa. Mariela Gallinger, titular de la filial de Federación Agraria de Crespo (Entre Ríos), declaró a Agrolink que las entidades están pidiendo a las autoridades nacionales “que se unifiquen criterios para todas las provincias argentinas que tienen diversidad de actividades y no conocen estrictamente de límites geográficos”.

En la provincia de Chaco, tal como contaba a Agrolink la subsecretaria provincial de Agricultura (del Ministerio de Producción), Flavia Francescutti, están detectando algunos problemas desde los municipios: “Algunos intendentes empiezan a tomar medidas propias porque ven que productores autorizados a circular hacen viajes a la capital provincial, por lo que están generando sus propias DDJJ de circulación que obligan a blanquear a dónde van y con qué motivos”. Por ahora, los productores también están usando sus inscripciones a registros nacionales para certificar que lo son en esa provincia.

La Pampa era una de las que más incertidumbre tenía por estas horas, porque no había comunicación oficial del Ministerio de Producción desde la medida tomada el viernes, por lo que los productores locales no tenían certezas de qué documentación correspondía presentar. Uno de los mayores problemas se venía dando allí con los contratistas rurales. Soledad Stadler, docente de la Facultad de Agronomía de la UNLPam y asesora/promotora de 10 contratistas bajo Cambio Rural, explicó a Agrolink que “en esta situación excepcional los contratistas tienen que venir de otras provincias y no están pudiendo circular”. En eso coincidía el presidente de la Sociedad Rural de General Pico (La Pampa) en diálogo con Radiocampo, donde sostenía que solo queda cosechar algunos lotes de girasol y la situación no presenta mayores complicaciones todavía, pero adelantaba que “sería bueno” tener medidas claras para la semana que viene, cuando empiece la cosecha de soja allí. Finalmente, en las últimas horas, el Ministerio de Producción local comunicó que se sumaba a la medida tomada por Córdoba y Corrientes, y emitió una DDJJ para que presenten los actores productivos de La Pampa mientras circulan.

Economías regionales

Algunos inconvenientes se presentaron en los últimos días en la provincia de Tucumán, específicamente al sur de la misma. Martín Vargas, miembro de la Comisión Directiva de la Sociedad Rural provincial, dialogó con Radiocampo y contó que, si bien dentro de los límites provinciales están pudiendo circular también con una DDJJ como la de Córdoba o Corrientes, los problemas llegan a la hora de cruzar a Catamarca a extraer la producción de papas. “Algunos productores no pudieron levantar la papa en Las Estancias, municipio de Aconquija, y el precio empezó a subir a nivel local y regional por desabastecimiento”, relataba.

En Salta los productores también circulan con una Declaración Jurada y autorizan a sus trabajadores de la misma manera. Allí la cosecha de verduras se sigue haciendo más al norte de la provincia, pero se vieron problemas para llegar a la zona de Orán, por ejemplo, porque es necesario pasar por Jujuy y los ingresos a esa provincia vecina también están muy restringidos (permiten circular sólo 4 horas al día para cosechar y vender la producción) contaba a Agrolink Sergio Parra, productor salteño.

Parra relató que, en el caso del tabaco, las compañías y cooperativas acopiadores cerraron porque necesitaban mucho personal para seguir trabajando. “Estamos todos con el tabaco guardado en los galpones. Al que le faltaba cosechar algo, la Policía lo dejó circular para hacerlo, pero te paran en todas partes y piden la documentación que certifica que sos productor”, cuenta y agrega: “El Gobierno nos pidió por favor que nos movamos lo menos posible, estamos haciendo las tareas los dueños del campo y decidimos que los empleados se vayan a sus casas con goce de sueldo, algo que podremos sostener no sabemos hasta cuándo, porque al no poder vender el tabaco no tenemos ingresos”.

En las fincas vitivinícolas de Mendoza, todo productor que posea su RUTT (Registro Único de Tenedores de Tierra) puede continuar trabajando y circulando. “Con ese documento en los controles registran que vas a tu campo a trabajar y no hemos tenido inconvenientes para nada aún”, cuenta Mario Leiva, presidente de la Sociedad Rural del Valle de Uco. Allí, la clave es la circulación de los trabajadores que van a esa zona para la cosecha o siembra: “Pueden ir en grupo hasta 12 personas y en las fincas se encuentran con guardias sanitarias con todo lo necesario para acatar las recomendaciones de higiene del sistema sanitario nacional. Estamos sorprendidos por la respuesta de la gente que viene a la provincia sólo para trabajar y está tomando todos los cuidados”.