Falta poco para que el dictamen de mayoría que consiguió la Ley de Semillas en la Cámara de Diputados cumpla un año. Lejos de festejar un cumpleaños, el proyecto podría perder estado parlamentario si los legisladores de la Cámara Baja no se proponen acuerdo que lleve este proyecto al recinto.

Sobre eso dialogó con Palabra de Campo -por Radio 10- el presidente de la Comisión de Agricultura y Ganadería de esa Cámara y diputado nacional por Juntos por el Cambio, Atilio Benedetti, que se volvió uno de los impulsores de este proyecto, que ahora podría correr riesgo.

El legislador de Entre Ríos dice no estar en condiciones de afirmar que la Ley vaya a tratarse, pero sí asegura que están haciendo “todo lo posible” para que eso suceda. Lo que pasa es que el tiempo es poco: la Ley debería tratarse de acá al 10 de diciembre. Es decir, queda apenas un mes, y el reloj sigue corriendo.

“Los compromisos electorales dificultaron el tratamiento de proyectos en el Congreso, y ahora que retomamos esa actividad queremos abordar temas pendientes. Uno de los más importantes es la Ley de Semillas, esa modificación que ya logró dictamen y tenemos amplias expectativas de poder sacar la media sanción antes de que terminen las sesiones ordinarias de este año”, dijo.

Pero, ¿cuántos planetas deberían alinearse para que esto pase? ¿Es posible? ¿Qué tiene que pasar en concreto? Ante esas preguntas, Benedetti explica que la clave será un acuerdo político entre bloques, teniendo en cuenta que ninguno tiene hoy mayoría en Diputados.

Para el entrerriano, la voluntad existe si de introducir modificaciones se trata: “Podríamos hacer cambios si eso perfecciona este proyecto y garantiza que se vaya a tratar”. De su parte, en representación del oficialismo, sostiene que quieren concretamente una modificación de esa ley.

“No puede ser que una empresa semillera argentina de trigo vaya a cumplir 100 años este mes y todavía estos productores de tecnología, de innovación y de germoplasma del país no encuentren un resguardo legal”, dijo, y manifestó que “es una deuda de todo el Congreso”.

Sobre el final de la charla, Benedetti dejó claro que la voluntad oficialista está dada, pero que necesitan del acompañamiento de otros sectores políticos que, al menos hasta antes de las elecciones, habían mostrado voluntad de tratar este proyecto en el último tramo del año.