El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) exceptuó del cumplimiento de la última vacunación contra la fiebre aftosa correspondiente a la campaña en curso, los movimientos de: bovinos y bubalinos procedentes de establecimientos agropecuarios que aún no la hayan cumplimentado o completado en su totalidad.

Lo hizo a través de la resolución 288/2020 publicada hoy en el Boletín Oficial, que precisó que esta excepción procederá solo cuando estos animales se destinen a establecimientos que, al momento de la recepción, tampoco hayan cumplimentado o completado en su totalidad la vacunación correspondiente a la Primera Campaña de Vacunación contra la Fiebre Aftosa de 2020.

Las actividades vinculadas con la producción, distribución y comercialización agropecuaria y de pesca, quedaron exceptuadas del cumplimiento del aislamiento social, preventivo y obligatorio, sosteniendo así la provisión de alimentos controlados y seguros.

En consecuencia, el Senasa consideró procedente adecuar las medidas en materia de prevención sanitaria y de movimientos de animales de producción y abastecimiento, en concordancia con la situación de aislamiento preventivo.

La normativa existente dispone que todo bovino o bubalino que se movilice deberá estar vacunado contra la fiebre aftosa por lo menos en dos oportunidades, dentro de un plazo no mayor a 180 días desde la última vacunación, y no menor a 21 días entre ambas.

La resolución de hoy indicó que la excepción se aplicará hasta el 31 de marzo próximo inclusive, pudiendo esta fecha extenderse en función de los alcances de las medidas adoptadas por el Poder Ejecutivo.

Puntualizó que la excepción no alcanza a los bovinos y bubalinos que aún no hayan recibido su primera vacunación contra la fiebre aftosa.