“Recién cuando Argentina llegue a su tope de producción podemos pensar en exportar ganado en pie”

Así lo dijo Juan Pedro Colombo, responsable de la consignataria Colombo & Magliano, que dialogó con Radio Campo e hizo un balance de las últimas novedades en materia de ganadería y cómo el escenario político genera todavía algunas dudas.

La ganadería en su conjunto habla del aumento en las exportaciones y el impacto que eso logró en la cadena de ganados y carnes. Sin embargo, la macro afecta a todos los sectores y, por mejor que pueda verse el mercado internacional, es este un tema de preocupación dentro de la actividad.

Así lo explicaba en diálogo con Radio Campo el titular de la consignataria Colombo & Magliano, Juan Pedro Colombo, que destacaba que lo ideal sería que esta suba de las ventas al exterior se diera con una mejora general de la coyuntura macroeconómica.

“Hoy esa situación está bastante debilitada, hay tasas de interés muy altas y los problemas que ya conocemos”, dijo.

Sin embargo, destacó que hay muchos pensando en invertir en genética como una buena opción, y contó que ven cómo aumenta nuevamente la inversión en los rodeos, en sanidad, alimentación, manejo, pasturas, etcétera.

“Todos los negocios ganaderos son a largo plazo, de hecho, hoy estamos mirando a unos tres o cinco años y pensando en hacer un novillo pesado a futuro, más allá de los problemas de hoy”, cuenta.

Si bien admite que el día a día va complicando algunas decisiones, comenta que en general los ganaderos tratan de pensar a largo plazo en Argentina, y se mete en uno de los temas que sigue generando ruido entre los actores de la cadena: la exportación de ganado en pie a Turquía.

“Sería algo para analizar en profundidad a mediano plazo, pero recién una vez que Argentina llegue realmente su tope de producción y podamos sacar hacienda en pie”, sostuvo.

En esa línea, dijo: “No sé si el volumen que se exporta hoy fuese significativo para modificar alguna red interna de desabastecimiento o algo similar. Se está hablando de vender poco volumen y es un simbolismo político o una señal de que se pueden abrir mercados”.

“Hoy es mucho más importante exportar carne congelada y con hueso porque agregamos valor dentro del país y se vende el trabajo argentino”, concluyó.