Este martes asume el gobernador electo Axel Kicillof en la ciudad de La Plata, y el mandato de María Eugenia Vidal emprendió su retirada. Entre los funcionarios de su equipo estuvo estos cuatro años Leonardo Sarquís, a cargo de la cartera agroindustria bonaerense, que dialogó con Radio Campo -por Radio Colonia- acerca de cómo son estos últimos días y que podría venirse en adelante.

En principio, Sarquís contó que su equipo de trabajo le compartió al grupo de transición de Axel Kicillof el “libro de gestión”. Después de eso, el ministro se permite hacer un recorrido que llega hasta hoy pero tiene sus comienzos antes de la asunción, en noviembre de 2015, cuando -según recuerda- se propuso, junto a Vidal, volver a posicionar a Buenos Aires como la provincia más importante a nivel agroindustrial.

En el medio, cuenta, se toparon con 17 meses de inundaciones, otros ocho de sequía, y pese a eso “se recuperó la ganadería de la provincia y el 75% de los frigoríficos exportadores que forman parte del boom de venta de carne al exterior, son de Buenos Aires”.

Además, remarcó que en maíz se aumentó más de 30% tanto en cantidad como calidad producidas y lograron equilibrar una ecuación que “estaba desbalanceada y nos podía llevar a un problema de suelos que nos impidiera producir en el futuro”.

“Crecimos en casi todos los segmentos que nunca han tenido visibilidad en la provincia: apicultura, ovinos, avicultura y porcinos, por ejemplo”, dijo Sarquís, y aseguró que no tiene miedo de lo que pueda pasar con el próximo Gobierno bonaerense: “Estoy tranquilo de que hicimos mucho, podríamos haber mejorado mucho más, seguro, pero reacomodamos la casa y hoy la agroindustria tiene bases sólidas para crecer”.