Un plan de reposición de nutrientes para mejorar la producción de maíz, trigo y soja

La empresa Garruchos Agropecuaria pondrá en marcha un plan destinado a monitorear el impacto de la actividad en los suelos y concretar una reposición de nutrientes sobre una superficie total de más de 9.100 hectáreas de establecimientos que posee en los departamentos de San Francisco y La Madgalena, en Córdoba, y San Jerónimo, en Buenos Aires.

En un comunicado, la firma del Grupo Insud precisó que la iniciativa demandará una inversión de alrededor de $9 millones y tendrá por objetivo incrementar la productividad de los cultivos maíz, soja y trigo de forma sostenible.

Con la actividad agrícola, los granos que se exportan se llevan parte de los nutrientes, los suelos se degradan nutricionalmente con el tiempo si no se fertilizan y los futuros cultivos podrían verse limitados no sólo en la producción sino también en la calidad y persistencia.

En ese marco, la reposición de fósforo apunta al logro de importantes beneficios para la conservación del suelo, ya que a nivel nutricional evita la degradación del mismo y permite obtener cultivos más rendidores en kilos de granos.

“Si se cuidan las condiciones nutricionales del suelo como método de conservación se obtienen mejores condiciones de producción; por ejemplo, teniendo en cuenta otras variables, pero en gran medida gracias a la refertilización de fósforo, este año aumentamos el promedio de producción en 1700 kilos de maíz por hectárea”, señaló Patricio Juni, de gerente de Campos.