Con una historia de 22 años, el servicio de alarma para control de heladas es un sistema creado por el INTA San Pedro –Buenos Aires– en 1998 para transmitir los datos registrados en la estación agrometeorológica del instituto y anticipar la ocurrencia de heladas. Dirigida a productores y asesores de cultivos de durazneros y arándanos del norte bonaerense, esta información –enviada durante agosto y septiembre a través de diferentes canales– contribuye a la planificación de las tareas de control en las plantaciones.

“Para proteger del daño que pueden ocasionar las heladas, los productores utilizan distintos mecanismos de defensa y, para que sean más eficientes, el servicio de alarma constituye una herramienta que brinda información y acompañamiento en las noches en que se perciben descensos de temperatura”, destacó Gabriel Valentini, investigador del INTA San Pedro.

Los mensajes que se reciben incluyen datos como temperatura del aire a 1.50 metros sin abrigo (en intemperie), humedad relativa, dirección y velocidad del viento. “Son valores de referencia para que los productores puedan contrastarlos con los datos relevados en sus lotes y, así, ampliar la base de información para la toma de decisiones”, explicó Valentini.

La información se envía en forma gratuita cada una hora a partir de las 21, con aviso previo a las 19 para señalar que esa noche habrá servicio. Las alertas se extienden hasta el momento en que se decide suspenderlas, ya sea porque se estima que la temperatura no seguirá en descenso o, por el contrario, porque se concreta el evento de helada y el productor debe decidir si implementa la protección.

A la mañana siguiente, como parte del servicio, se envía una síntesis que muestra el gráfico de lo sucedido entre el horario de finalización de las alertas y las 7 de la mañana.

Durante las primeras 13 ediciones, el servicio fue posible gracias al aporte de las radios locales que disponían de un operador que hacía guardia y habilitaba el aire para que se leyera el informe. En 2011 se incorporó el mensaje de texto a celulares (SMS), en 2014 la cuenta de Twitter (@IntaHeladas) y en 2015, WhatsApp y Facebook (INTAsanpedro).

Quienes estén interesados en recibir los datos del servicio de alarma para el control de heladas deben enviar un mensaje al +54 3329592576 (es conveniente guardarlo como contacto de WhatsApp) o un correo electrónico a eeasanpedro.clima@inta.gob.ar

El servicio de alarma de heladas está dirigido a productores y asesores de cultivos de durazneros y arándanos del norte bonaerense.

Protección de frutales

Con el objetivo de minimizar pérdidas de rendimiento en las plantaciones, los informes resultan de referencia para anticipar y seguir el desarrollo de las heladas en el norte bonaerense, principalmente en los partidos de San Pedro, Baradero y Zárate –con mayor concentración de producción frutícola– y, en menor medida, San Nicolás y Ramallo.

Si bien existe una gran diversidad de métodos de control, cada uno con un fundamento teórico, los que comprenden la aplicación de algún tipo de energía para contrarrestar el descenso térmico –denominados de defensa activa– requieren que los productores permanezcan en el campo durante toda la noche para seguir el desarrollo de la helada.

En la zona norte de la provincia de Buenos Aires, la defensa del cultivo de durazno se realiza, básicamente, a partir de la calefacción de los lotes productivos con diferentes agentes de combustión –leña es el más habitual–. Por su parte, en arándano, se utiliza aspersión de agua sobre los órganos vegetales para contrarrestar el efecto de las bajas temperaturas.